01 - ¿Por qué es importante transformar el carácter? - Filipenses 1.6

El carácter cristiano: siendo transformados a Su imagen

Javier Jara Bao

Definición: “Naturaleza propia de cada cosa que la distingue de las demás”.
El carácter es la demostración visible de lo que somos en el interior.
Dios no se interesa en lo externo, sino que en el interior (corazón), en el carácter (1 Samuel 16.7)
A un escultor se le preguntó ¿Cómo tallas un elefante? El respondió: ¡Simplemente tomo un bloque de mármol y cincelo todo lo que no es elefante!
Así es como Dios, comienza el proceso de desarrollo en nosotros (Filipenses 1.6)  quitando todo lo que no es “hijo de Dios” de nosotros (Juan 15.2)

“Su enfoque no esta en lo que hacemos , sino en lo que somos en lo recóndito de nuestra alma” - Erwin Lutzer

Existe un molde para realizar esta labor, Cristo. El propósito es que seamos semejantes a Él (Romanos 8.29). Dios como el escultor “cincela” (quita) todo lo que no es semejante a Cristo de nosotros.

“El propósito de la obra de Dios en nosotros es que nuestra vida está en armonía y conformidad con su propia justicia, a fin de manifestar a nosotros y a los demás nuestra identidad como sus hijos adoptivos” - Juan Calvino

Ejemplo bíblico: Pedro. Siempre reconocido como aquel vacilante, impredecible, impetuoso entre otras características. En la mente del pueblo, un iletrado y del vulgo (Hechos 4.13). Pero es en los primeros 12 capítulos de Hechos que vemos como Dios cambio su carácter, transformándolo  en aquel Pastor humilde, amoroso, un conocedor de Dios, que anima a sus hermanos en la adversidad, pero también con autoridad exhorta, etc.
Dios trabajó en Pedro al motivarlo, al reprenderlo, instruyéndolo y trabajando en su corazón de manera íntima y personal. Ese trabajo no cesó desde que comenzó en su vida.
Debemos siempre recordar, que la conversión es inmediata, pero el refinamiento de carácter es un trabajo a través de la vida.
¿Qué área de tu vida Dios está trabajando? ¿Crees que alguna área de tu vida es muy difícil de cambiar? Debes de considerar a quien esta trabajando en ti. Dios que ha comenzado la obra, la culminará (Filipenses 1.6)
Dios en su proceso de cambio
1.- Dirige las acciones humanas para cumplir su voluntad divina (Juan 15.16)
2.- Inicia el proceso con el perdón de pecados (Juan 1.29)
3.- Asegura el cambio (Juan 3.3)
Esto no se basa en un capricho, si no en que Él es el todopoderoso que tiene la capacidad de realizar el cambio, que puede además en su soberanía asegurar el futuro.
No hay transformación sin dolor y con cada pequeño cambio morimos un poquito nosotros mismos.

“El escultor divino nos hiere para podernos moldear, y nos rompe para podernos enderezar” - Erwin Lutzer

Estamos en este proceso, y es importante saber por que es necesario y lo que las Escrituras nos dicen respecto de este proceso. Es por medio de la revisión de las escrituras donde encontraremos el incentivo y el aliento para continuar en este proceso.
Debemos hacer crecer en nosotros para “ayudar” en este proceso:
- Un amor genuino por la justicia de Dios
- Siempre estar atentos a seguir el modelo para no desviar el camino
Esto solo es posible  si seguimos la instrucción suficiente de las escrituras (2 Timoteo 3.16-17)
Debemos esforzarnos en  formar y mostrar el carácter de quienes tienen una ciudadanía celestial (Hebreos 13.14).
El crecimiento es uno de elementos esenciales de la vida.
El desarrollo de nuestro carácter demostrará nuestro crecimiento espiritual. Es necesario responder la siguiente pregunta ¿Cuánto estamos creciendo? o ¿Cuánto a cambiado nuestro carácter desde que conocí a Cristo?

“No soy lo que debería ser, no soy lo que quiero ser, no soy lo que anhelo ser. Pero gracias a Dios, no soy lo que fui”- John Newton



Articulos Relacionados